AMOR ES… | Avalon Church

 

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso.  No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.  El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad.”  1ª. Corintios 13:5-6

Según el relato en el libro de Juan capítulo 4, esta es la historia de una mujer que había estado buscando el amor, pero solo había conocido lo que no era el amor hasta que un día….

“Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber.  Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.  La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.  Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.”  Juan 4:7-10

Dos veces al día, en la mañana y en la tarde, las mujeres iban a sacar agua.  Esta mujer fue al medio día quizás para no encontrarse con otras personas debido a que ella era samaritana miembro de la odiada raza mixta,  tenía mala reputación y estaba en un lugar público, ningún judío respetable le hablaba a una mujer bajo estas circunstancias, pero Jesús lo hizo porque el amor genuino de Dios es para todos.  Jamás el corazón del Señor te va juzgar o a regocijarse porque tu vida está en un desastre.  Pacientemente el Señor espera que tú llegues a su presencia pidiendo ayuda

Todos en  en algún momento de nuestra vida hemos sido como esta samaritana,   teniendo la conciencia de la existencia de un amor puro y verdadero, lo buscamos en cualquier lugar menos en los brazos del Señor.  Jesús pone en manos de la samaritana un espejo en el que ella pueda  mirarse.  No la obliga a confrontarse con un espejo acusador que diga: “mira la ruin que eres!!!…Ah que miserable estado has llegado!!!.  Al contrario pone ante los ojos de ella el icono de lo que puede ser,  de aquello en lo que se puede convertir.

Medita en esto….al igual que la samaritana muchas veces nosotros hemos sido infieles….si!! Infieles con nuestra relación con Jesús,  pero el amor de Dios hacia nosotros se revela una y otra vez en nuestra vida a pesar de nuestras infidelidades.   El Señor no se resigna a la separación está siempre dispuesto a empezar de nuevo, a comenzar otra vez una historia de amor.

Mi oración ante el Todopoderoso es que  cada día amemos a los demás como Él nos ama,  sin envidia, sin jactancia, sin orgullo, sin rudeza, sin egoísmo ni enojo.

Ileana Sanchez

Spanish Coordinator

 

EnglishEspañol
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x