Si se enojan, no pequen.» No dejen que el sol se ponga estando aún enojados,  ni den cabida al diablo.”  Efesios 4:26-27 (NVI)

La Biblia no nos dice que debemos evitar sentir enojo, pero si destaca que debemos saber controlarlo apropiadamente.  Si somos descuidados al hablar, el enojo herirá a otros y destruirá las relaciones.  Si guardamos el enojo motivara a la amargura y nos destruirá por dentro.   Pablos nos exhorta a que debemos enfrentar nuestro enojo de inmediato, de modo que edifique relaciones antes que las destruya.  Si alimentamos nuestro enojo, daremos a Satanás la oportunidad para dividirnos.

El enojo es una de las emociones más destructivas cuando  no sabemos expresarlo ni  cómo manejarlo.  Por medio del enojo se han cometido asesinatos, se planean venganzas, se hiere, es como un arma mortal que puede destruir familias, iglesias y hasta naciones enteras.

Sera entonces que el enojo debemos reprimirlo?  Absolutamente NO!  Cuando reprimes el enojo tu estomago comienza a estar hecho nudos, la presión arterial sube, el corazón se acelera, etc., y lo que es peor aún empiezan a brotar las raíces de amargura que pronto se puede convertir en un árbol frondoso que da fruto de maldad y pecado.

“Jesús entró en el *templo y echó de allí a todos los que compraban y vendían. Volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas.  «Escrito está —les dijo—: “Mi casa será llamada casa de oración”; pero ustedes la están convirtiendo en “cueva de ladrones”  Mateo 21:12-13 (NVI)

El enojo es una gran energía, el enojo aumenta nuestro poder físico.  El enojo es un estimulador a la acción,  lo mejor es entonces dirigir el enojo hacia acciones positivas porque el problema no es el enojo, el problema es que de la forma en que expresamos nuestro enojo nos lleva a pecar.

Los gritos, las palabras hirientes, los golpes, las miradas de odio, las expresiones de indiferencia etc. si pueden meternos en serios problemas y agravar la causa del enojo.

Como pues puedo controlar esta emoción tan fuerte?  Vivir en la paz de Dios, es vivir en el entendimiento del costo que tiene mi vida…valgo la sangre de Cristo y eso es tan precioso que no puedo echarlo a perder.   Es importante vivir bajo el dominio del Espíritu Santo para que yo pueda reflexionar por unos segundos antes de actuar.  Expresar el enojo apropiadamente podría ser decir palabras que convenzan, no palabras que hieran,   el libro de Proverbios 15:1-2,  nos enseña: “La respuesta amable calma el enojo,     pero la agresiva echa leña al fuego. La lengua de los sabios destila conocimiento,   la boca de los necios escupe necedades.”

Estas molesto con alguien en este momento? Que puedes hacer para resolver las diferencias?  No dejes que termine el día sin por lo menos haber presentado tu corazón delante del Señor para pedir su consejo ante la situación que estás viviendo.

Ileana Sánchez

Spanish Coordinator

 

0 0 vote
Article Rating
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x