“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.  Y les decía: La mies a la verdad es mucha, más los obreros pocos; por tanto, rogad al Señor de la mies que envíe obreros a su mies.”  Lucas 10:1-2

Más de doce personas seguían a Jesús,  pero ahora designa un grupo de setenta   (en otros manuscritos son setenta y dos) para preparar algunas ciudades que El visitaría más tarde.  Estos discípulos no  poseían calificaciones únicas, no eran los más educados, ni los de más  alto nivel social que otros seguidores de Jesús.  Lo que los capacito y los hizo levantarse como líderes  para su misión fue su conocimiento del poder de Jesús y su visión para llegar a toda la gente.

El liderazgo cristiano es muy importante en nuestra vida, porque dentro de la familia usted debe ser un líder, entendemos por líder el que influye de alguna manera  muy fuertemente en la vida de todos.

Todos los padres de familia deben ser líderes para sus hijos, porque nuestros hijos serán lo que nosotros pidamos en oración para ellos,  debemos siempre motivar  a nuestros hijos al camino de la obediencia a Dios  porque de lo contrario cuando jóvenes puede que  sigan a  líderes equivocados.   Se sugiere que en el hogar no se les debe aplicar ley sino orden de Dios, antiguamente cuando ordenaban a un Pastor o Sacerdote las Iglesias usaban el momento sublime que se le llamaba la Ordenación.     Ordenación es ungir a ese hijo para que se mantenga en el orden espiritual de Dios.

Si queremos ser padres ejemplares para nuestros  hijos debemos ser buenos cristianos, contarles a nuestros hijos que un día quizás nos equivocamos y  estuvimos muy lejos de los caminos del Señor.  Debemos compartir con los hijos  que nosotros también tuvimos problemas, tentaciones y errores pero Dios fue misericordioso y nos sacó de donde estábamos y nos dio una visión nueva de la vida.

“Dichoso el que cree sin haber visto.” Juan 20:29   El líder cristiano camina de esta forma porque en este mundo lo que se ve, lo que se toca, lo que se pesa es solamente lo que existe, pero los cristianos debemos tener la convicción de que lo que no se ve es lo que permanece para siempre.   El líder pues debe vivir  viendo más allá de lo que no se ve  porque eso da paz y nos hace diferentes.   En este mundo quizás no podemos alcanzar la paz completa pero si  podemos tener la paz que sobrepasa todo entendimiento en Cristo Jesús.

La Palabra de Dios dice –Muchos son los llamados y pocos los escogidos-, fuimos escogidos no solo para llenar un cuadro de honor, sino también  para ejercer el liderazgo de Dios, tenemos que vivir ordenadamente en la fe y en la buena conciencia.   Estamos llamados a ser líderes espirituales en el hogar, en los negocios, en el trabajo y en todas partes para cambiar el mundo, hacer que los hombres se salven con nuestro ejemplo, dar muestra s de que no somos  personas sabias,   que fuimos perdonados un día por el Señor  Jesús, que estamos peleando nuestra batalla de fe y que estamos bajo un orden para agradar a Dios.

Oro al Señor que la gracia de Dios te llene de tal manera que aceptes ser un líder el cual el Señor envié a llevar las Buenas Nuevas, en medio de un mundo atribulado.

Ileana Sánchez

Spanish Coordinator