La Obediencia es Vida | Avalon Church

 

“Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo.   Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?   Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo.  Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda.   Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo[a] aquel día.”  Juan 5:5-9

En Juan 5:1-18 podemos leer claramente como Jesús sana a un paralitico en el Día de Reposo, según los Fariseos hacer cualquier tipo de trabajo en ese día era ilegal, para ellos no quebrantaba ninguna ley en específico, sino  que iba en contra de la interpretación que los fariseos daban al mandamiento de Dios: “Acuérdate del día de reposo para santificarlo”  (Éxodo 20:8).  Los líderes de ese tiempo presenciaron un poderoso milagro al ver la sanidad de un hombre paralitico  por 38 años y al mismo tiempo una regla quebrantada.  Jesús por su parte decidió hacer la voluntad de Su Padre y otorgarle misericordia a aquel hombre.

Después de 38 años, seguramente este hombre ya se había resignado.  Nadie podía ayudarle.  Con toda seguridad había perdido la esperanza de sanarse y no podía hacer nada solo.  Su caso parecía ser definitivo.   No  importa cuán atrapado te sientas en tu situación, Dios puede ayudarte en tus necesidades más profundas.  No permitas que un problema motive la perdida de tu esperanza, Dios puede hacer una obra especial en tu favor a pesar de tu condición o aun debido a ella.

Jesús se identificaba con Dios su Padre,  El   no  duda en llevar sanidad y el  perdón de pecados a aquel paralitico versus la mirada acusadora de los fariseos.   Muchas veces nos enfrentamos a disyuntivas y decisiones difíciles para nuestra vida.  Como resultado de su unidad con Dios Padre, Jesús  vivió sus días en esta tierra   como Dios deseaba que viviese.  Debido a nuestra identificación con Jesús debemos honrarlo y vivir como El desea que vivamos.  Las preguntas  “Que haría Jesús?”  y “Que desearía Jesús que hiciese?”  Nos pueden ayudar a tomar decisiones correctas.

Ileana  Sanchez

Spanish Ministry Coordinator

EnglishEspañol
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x