“Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos.  Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo.   Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella. Y amaba Jesús a Marta, a su hermana y a Lázaro.   Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba.   Luego, después de esto, dijo a los discípulos: Vamos a Judea otra vez.”  Juan 11:1-7

El Pueblo de Betania estaba ubicado mas o menos a tres kilometros al este de Jerusalem en el camino a Jerico. A pie como lo hacian en ese entonces Jesus y sus discipulos podrian hacer un buen tiempo para llegar a casa de Lazaro y sus hermanas. Pero no fue asi Jesus decidio quedarse 2 dias mas, para las hermanas Marta y Maria eso fue una eternidad, un tiempo jamas recuperable humanamente hablando.

Cuando Lazaro se agravo las hermanas estaban “a tiempo” para pedir ayuda a Jesus, ellas hicieron lo correcto porque creian que El podria brindarles ayuda ya que habian visto los milagros que Jesus hacia.   Nosotros tambien sabemos de los milagros de Jesus por medio de la Biblia y las vidas cambiadas que hemos tenido occasion de ver. Cuando tenemos necesidad de ayuda extraordinaria, Jesus nos ofrece recursos extraordinarios, no deberiamos vacilar en pedirle ayuda.
Cualquier prueba que debe enfrentar un creyente puede en ultima instancia glorificar a Dios porque El puede sacar cosas buenas de cualquier situation mala, lea Genesis 50:20 y Romanos 8:28. Cuando vienen las dificultades usted: murmura, protesta, y culpa a Dios? O, ve en sus problemas la oportunidad de ver la magnificencia de Dios en su vida y lo glorifica?
Jesus amaba a esa familia y a menudo los visitaba, eran muy amigos, Jesus supo “a tiempo” del dolor que estaban pasando pero no respondio enseguida.    Su aparente demora tenia un proposito especifico. El tiempo de Dios en especial sus demoras, tal vez nos hagan pensar que no responde, pero sucede que olvidamos Su Perfeccion y divinidad y por ese motivo El suplira nuestras necesidades de acuerdo con su programa y proposito perfecto,    Filipenses 4:19.   Espere con fe el tiempo perfecto y divino de Dios.

Ileana Sanchez

Spanish Ministry Coordinator