Caminando en el Espiritu | Avalon Church

Así que les digo: Vivan por el Espíritu, y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminosa. 17 Porque ésta desea lo que es contrario al Espíritu, y el Espíritu desea lo que es contrario a ella. Los dos se oponen entre sí, de modo que ustedes no pueden hacer lo que quieren. 18 Pero si los guía el Espíritu, no están bajo la ley.” Galatas 5:16-18

Todos tenemos deseos naturales hacia el mal y no los podemos ignorar. A fin de seguir la guía del Espíritu Santo debemos enfrentar esas inclinaciones al mal con decisión y firmeza, el ignorar nuestros pecados o rehusar enfrentarlos revela que no hemos hecho un compromiso de vida para que el Espíritu Santo  para que tome control de nuestro corazón.

Pablo describe las dos fuerzas conflictivas en nosotros: el Espíritu Santo guiándonos hacia lo bueno y la naturaleza pecaminosa instándonos a malos deseos y obras de la carne.  Pablo no dice que esas dos fuerzas sean iguales, el Espíritu Santo es mucho mas fuerte pero si nosotros dependemos de nuestra propia sabiduría tomaremos decisiones equivocadas.  Si tratamos de seguir al Espíritu Santo en nuestro esfuerzo humano, fallaremos.  Nuestra única vía a la libertad de nuestros deseos naturales hacia el mal o el pecado es por medio del Espíritu Santo, la Palabra de Dios nos enseña: “  pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria. Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Por estas cosas viene el castigo de Dios. Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas. Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.” Colosenses 3:3-8

El Señor está interesado en cada parte de nuestras vidas, no solo en lo espiritual.  Al vivir por el poder del Espíritu Santo debemos rendir cada aspecto de nuestra vida al Señor: emocional, física, social, intelectual, vocacional, etc. Pablo dice: Eres salvo, por lo tanto vive de acuerdo con esta realidad.  El Espíritu Santo es la fuente de nuestra vida nueva, de modo que debemos caminar con El. No permitamos que nada o nadie más determine nuestros valores y normas en cualquier área de nuestra vida.

Ileana Sanchez

Spanish Ministry Coordinator

 

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x