“Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.  Y tomándole por la mano derecha le levantó; y al momento se le afirmaron los pies y tobillos;  y saltando, se puso en pie y anduvo; y entró con ellos en el templo, andando, y saltando, y alabando a Dios.”  Hechos 3:6-8

La Palabra de Dios nos relata en Hechos 3 que este hombre tenia un impedimento físico de nacimiento y todos los días estaba en la puerta del Templo que se llamaba La Hermosa pidiendo limosna.

Este hombre vio a Juan y a Pedro acercarse y clamo por ayuda economica,  pero  Pedro le dio algo mucho mejor: la posibilidad de usar sus piernas.  A menudo le pedimos al Senor que resuelva un pequeño problema, pero El quiere darnos una nueva vida y ayudarnos en todos nuestros problemas.  Cuando le pedimos ayuda al Senor,   El puede decirnos: “tengo algo mucho mejor para ti”, de manera pues que tu puedes pedirle a nuestro Senor Jesus lo que quieras pero no te sorprendas cuando El te de lo que en verdad necesitas.

Cuando Pedro hablo a la condición de este hombre, dijo: “En el nombre de Jesucristo”  lo que significa:  “por la autoridad de Jesucristo”.  Los apostoles en ese tiempo sanaban mediante el poder del Espiritu Santo y no por ellos mismos, al igual que podemos hacerlo  hoy en dia.

En su emoción el hombre que antes tenia una dificultad empezó a saltar y correr por los alrededores. El también alabo al Senor!  Y los demás se sorprendieron también ante el poder de Dios. No olvides agradecer a las personas que te ayudan, pero también recuerda alabar a Dios por sus bendiciones, nunca estes inconforme por la forma en que Jesus responda a tus peticiones, El es la perfeccion!

Si tu sigues leyendo Hechos 3:11 en adelante podras ver que Pedro al sanar a este hombre tenia una audiencia y aprovecho la oportunidad para hablar acerca de Jesus.  Con claridad Pedro presento el mensaje de Jesus diciendo: 1)Quien es Jesus, 2)Como lo rechazaron, 3)Que necesitaban para cambiar su situación. Pedro les dijo que el Senor seguía ofreciéndoles la oportunidad de creer y aceptar a Jesus como el Senor de sus vidas.  Cuando tu tengas una oportunidad de hablar de Jesus no te detengas y cuéntales a los que están a tu alrededor que Dios aun tiene las puertas abiertas de la salvación y conversión por medio de Jesucristo.

Ileana Sanchez

Spanish Ministry Coordinator